Sobre premio y otros asuntos.

La Patrona, Ver. 11 abril de 2015.

Sobre Premio Princesa de Asturias 2015 y otros asuntos:

Nos encontramos muy agradecidas por el apoyo al movimiento y promoción por la precandidatura para el premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015. Sin embargo queremos aclarar que hasta ahora sólo es una propuesta para ser nominadas y de ninguna manera representa que seamos tomadas en cuenta por la fundación Princesa de Asturias para el otorgamiento del premio. Para nosotras el sólo hecho de ser propuestas por las personas que nos conocen y nos brindan su apoyo constante es la mas grande satisfacción, como es el caso con Laura Castán, ciudadana española que inició la promoción y ha dado seguimiento todo este tiempo.

El hecho de que sea la sociedad la que nos tome en cuenta, significa más para nosotras que cualquier otra cosa. Sobre todo creemos que es muy importante recalcar que no trabajamos por obtener un premio, sino siempre ayudar al prójimo y que con premios o sin ellos tengan la plena seguridad que seguiremos caminando, no sólo con nuestras fuerzas, sino con todos los que se solidarizan y cooperan en esta labor, que es una labor de muchos de lo que la sociedad forman parte.

Consideramos que todas las acciones emprendidas para proponernos al Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015, son en verdad halagadoras y queremos que éstas vengan acompañadas de acciones en defensa de nuestros hermanos migrantes. No pretendemos que reconozcan nuestra labor y se olvide de aquellos por quienes luchamos. Queremos que esto sea una plataforma para visibilizar la realidad de los migrantes en tránsito por nuestro país y quede bien claro sobre sus necesidades.

Agradecemos igualmente el apoyo que el Senado de la República ha dado en seguimiento a esta candidatura y les invitamos a que no sólo insten a las autoridades para apoyar las cuestiones de este premio, sino también para que no obstaculice nuestra labor y la de otros defensores de derechos humanos y sobre todo el camino de los migrantes; como es el caso de la situación actual del viacrucis migrante que se encuentra varado en Ixtepec, Oaxaca encabezado por el padre Alejandro Solalinde.

Es tiempo de afrontar nuestra realidad y reconocer que las causas que llevan a las personas a abandonar sus hogares no están ni cerca de ser resueltas, por lo tanto la migración tampoco se detendrá. Así que enfoquemos nuestros esfuerzos no sólo en cambiar esa realidad sino también en trabajar de manera conjunta para el bienestar y respeto de los derechos humanos de las y los migrantes.