Carta al Papa Francisco

Buen  día su santidad Papa Francisco.

Reciba con amor, cariño y respeto un cordial saludo del grupo las patronas.

Las Patronas somos un grupo de mujeres campesinas que ayudamos a los hermanos centroamericanos de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, desde hace 19 años. Se les apoya con un lonche  que contiene frijoles, arroz, tortillas o 5 panes y atún y por último se les dan 3 botellas de aguas que las amarramos para que las puedan agarrar. También les damos en otra bolsa, pan dulce y pasteles que nos donan para compartir. Hacemos recolección de verduras y fruta en los mercados.

Esto inició un 4 de febrero del 1995, cuando Cristo nos invitó a participar en su proyecto  y nosotras aceptamos ser sus servidoras. Él hizo que volteáramos a ver  al tren y pudiéramos descubrir el rostro del Cristo migrante que luchan por una vida digna. Razón por la que tienen que emigrar hacia Estados Unidos en el tren de carga que cruza México, hoy llamada “la bestia de acero”.

A nosotras las patronas nos da mucho gusto que el Señor lo haya elegido a usted como el mensajero para predicar el Evangelio y ponerlo en practica en todos los rincones del mundo, donde tanta falta hace.
Sabemos que no es nada fácil.  Nosotras sabemos que hay muchas cosas que nos obstaculizan el camino pero siempre de la mano de Él, saldremos adelante.
Nosotras  creyentes católicas admiramos su trabajo y pedimos por usted a Dios y a la Santísima Virgen de Guadalupe nuestra Patrona, porque sabemos  que la tarea es complicada.

Usted es un ejemplo para seguir luchando en la vida como los fueron nuestros papas Juan Pablo II y Juan XXIII,  sabemos que fueron personas que nutrieron con sus palabras a la iglesia y que con sus acciones lucharon en contra de acciones políticas injustas .

Damos gracias a Dios por permitirnos acercarnos a usted y poder hacerle llegar esta carta y estos pequeños documentales, que explícan en que consiste nuestro trabajo. El tema de la migración en México es muy duro. A los hermanos migrantes se les ve como mercancía, porque todos sacan provecho de ellos: policías estatales, municipales y federales, agentes del Instituto Nacional de Migración, las bandas de criminales, transportistas , taxistas, tiendas que les venden los productos más caros.

Nosotras andamos concientizando a nuestra comunidad y en diversas universidades a las que nos invitan. Pero necesitamos la ayuda de nuestros pastores de iglesia, trabajamos con un colectivo que esta integrado por Don Raúl Vera, Obispo de Saltillo, Hermana Leticia Gutiérrez, Fray Tomas González, Padre Pedro Pantoja, Padre Alejandro Solalinde, Padre Prisciliano de Altar Sonora y el Padre Heyman, en Huixtla, Chiapas.  Podría seguir nombrando otros pero somos muchos los que necesitamos la ayuda de los demás párrocos para que salgan de sus iglesias y prediquen con el Cristo Vivo que esta en cada uno de los que sufren: migrantes, presos, niños de la calle, ancianos, enfermos.

Nosotras descubrimos al Cristo negro de Esquipulas, Guatemala, en voz del migrante que pasa por nuestra comunidad “La Patrona”, porque ahí se nos presento y nos dio  mucho gusto que haya elegido a nuestro pueblo y que nos haya invitado a participar de su proyecto.

Pedimos  su bendición para que podamos seguir luchando por los derechos humanos de los migrantes  y de nuestros defensores.

Reciba un fuerte abrazo de todas las patronas.

La Patrona, Ver. 13 Mayo de 2014.